A)   ACTOS PREVIOS:

Tras el desafortunado fallecimiento de un familiar los herederos deben realizar los siguientes Actos previos:

  1. Se debe solicitar el certificado de defunción de la persona en cuestión, en el Registro Civil del municipio donde se produjo el fallecimiento.
  2. Se debe solicitar el certificado del Registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento para saber si la persona fallecida tenía un seguro de fallecimiento y conocer la aseguradora con la que lo suscribió, en su caso.
  3. Se debe solicitar el certificado del Registro de actos de Última Voluntad con el que se comprueba si la persona fallecida hizo o no Testamento y se sabe ante qué Notario lo hizo, en su caso.

Si hubiera más de un Testamento, el único que cuenta es el último que realizó la persona fallecida y tendremos que solicitar una copia auténtica de ese último Testamento al Notario correspondiente, para ver la voluntad que estableció el fallecido.

Si no hizo Testamento estaríamos en la situación de declaración de herederos abintestato que habrá que tramitarse ante Notario para determinar quiénes deben heredar los bienes.

Una vez que tenemos la copia del testamento o, en su caso, sabemos quiénes son las personas que deben heredar los bienes, pasaríamos a poder efectuar el Cuaderno particional de la herencia que consta de 3 pasos:

(i)    inventario de bienes, (ver más)

(ii)   valoración económica del inventario (ver más)

(iii)  reparto y adjudicación de los bienes. (ver más)

Es aquí dónde pueden surgir diferencias y problemas entre los herederos si están en desacuerdo con el inventario, su valoración o cómo repartir los bienes y, es aquí, dónde los Abogados y Psicólogos de BEIGAR FAMILIAR despliegan su actuación intentando mediar entre los herederos para que haya acuerdo o acudiendo los Abogados al juicio a defender sus intereses en caso de que no haya acuerdo.

B) ACEPTACIÓN Y RENUNCIA A LA HERENCIA

Las Herencias se pueden aceptar de dos modos:

  • pura y simplemente (quedándose el heredero todo el activo y pasivo del fallecido) o
  • beneficio de inventario (quedándose el heredero sólo el activo que resulte una vez restadas las deudas del pasivo), siendo esta opción la mejor, según nuestra experiencia.

El heredero pude renunciar a su Herencia, siempre que no se haga para evitar pagar a una persona a la que se le debe algo (fraude acreedores).

La renuncia una vez efectuada es irrevocable, por lo que no se puede cambiar de parecer en el futuro.

La renuncia puede ser a favor de todos los herederos o a favor de uno solamente, pero las consecuencias fiscales de una u otra opción son diferentes.

En los últimos años, en la Comunidad Valenciana, muchos herederos deben renunciar a sus herencias pues las deudas del fallecido son mayores a los bienes que posee, pero le recomendamos que se ponga en contacto con BEIGAR para explicar su situación y conseguir la mejor solución. (ver contacto).